sábado, 26 de noviembre de 2016

EEUU, La Cuba de Fidel y su muerte

Donald Trump, Barack Obama, Fidel y Raúl Castro
Fidel Castro un hombre que ha sido amado, venerado y querido por unos, odiado; ultrajado y despreciado por otros, ha fallecido a sus noventa años.

Con 47 años al frente del gobierno de Cuba, dio vida al primer país socialista en América, por su prolongada gestión ha sido considerado dictador y tirano por unos, y virtuoso por otros que han atribuido su gestión a la voluntad del pueblo cubano. Criticado por su mano inclemente, que según sus opositores violó innumerables Derechos Humanos, la libertad de expresión y efectuó la represión. Elogiado por otros por sus inmensos aportes a la educación, salud, vivienda y justicia social.

Con su astucia, inteligencia e insistencia sobrevivió a once presidentes de los Estados Unidos de América, contados desde Dwight D. Eisenhower hasta Barack Obama, aunque a este último no se le han atribuido intentos de asesinatos en su contra.

Fidel con pocos recursos y espacio geográfico, logró  por su virtud cimera en la revolución cubana ser una figura de gran trascendencia en el pasado siglo, al cual se le puede atribuir el nombre de “Comandante de la Frontera Imperial del Caribe”, por dividir y ser la excepción a las influencias históricas de los imperios en el Caribe, a partir de la Revolución cubana. Aunque esto significó el sacrificio y deterioro del crecimiento y desarrollo cubano.

Esta defensa de la libertad de la autodeterminación de su pueblo, lo llevó a ser el principal objetivo de los Estados Unidos en el Caribe, por su visión y sistema político socialista, esto último los convirtió en enemigos irreconciliables, y se confirma con el último acercamiento entre los dos países, en el cual expresó "No necesitamos que el imperio nos regale nada,…no confío en la política de los EEUU".

La reciente elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, fue una sorpresa para la comunidad internacional, quien había expresado que estaba en contra del proceso de acercamiento con la isla de Cuba que ha efectuado su predecesor. Sin embargo, la muerte de Fidel tratará de persuadir su postura, y lo confirma su tuit ¡Fidel Castro está muerto!, esta sorpresa puede ser una señal de que su postura inicial puede cambiar hacia Cuba, aunque sus declaraciones fueron fuertes respecto a Fidel tras su muerte.

Barack Obama sale del juego, pero también Fidel, un demócrata efectuó el bloqueo, un demócrata lo flexibiliza.

La historia nos muestra que luego de fallecer el líder de una ideología, también con el tiempo se desploman sus ideas y sus defensores, aunque no se olvidan. Pese a que en este caso, hay herederos con probada experiencia política, aunque su hermano Raúl ya ha expresado que no excederá  más allá al 2018 en su mandato.

Sus palabras “sobrevivirá la revolución y avanzará” están en la trinchera del tiempo. Así como su frase “los hombres pueden morir, pero las ideas jamás, y la historia me absorberá” dejan recordar un hombre férreo en sus convicciones.

Este como muchos otros hombres, son el resultado de confiar demasiado poder en quien no se debería. Así como no se puede confiar en las masas, tampoco se puede confiar en un solo hombre para decidir por todos.

Queda en los Estados Unidos, el contra peso. En Cuba, la reflexión, en nuestros pueblos el surgir de una conciencia colectiva y en la historia poner a Fidel Castro en el lugar que le corresponde.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada